El coronavirus no ha desaparecido